Aislamiento acústico





El aislamiento acústico o también insonorización es llevar a cabo una serie de medidas para acabar con los ruidos que pueden estar haciendo de tus mejores espacios un verdadero infierno en donde en vez de encontrar paz y tranquilidad consigues irritación.

Puede ser también que por el tipo de actividad que realices generes ruidos indeseados para tu entorno. Estamos ante el mismo problema pero a la inversa. No puedes permitir que el sonido salga del recinto en donde se genera, contaminando acústicamente a tu alrededor.

Tú mismo, a través de ciertas actuaciones y adquiriendo los materiales convenientes, asequibles económicamente, no complicados de colocar y fáciles de conseguir (a través de Amazon, por ejemplo) puedes librarte del molesto ruido y convertir la estancia elegida en un mar de calma y tranquilidad.

Aislamiento acústico casero

Eliminar los ruidos de tu casa te puede salir por un ojo de la cara. Sin embargo, es posible conseguir muy buenos resultados de insonorización mediante pequeñas actuaciones que no van a suponer un grandísimo reto, como mucho hacer la compra de material aislante acústico diverso, tomar unas medidas, recortar, desmontar algún electrodoméstico, retirar algunos muebles, clavar algunas puntas y cosas por el estilo.

No estamos hablando de abrir en canal las paredes o los techos de tu vivienda o cosas por el estilo. A continuación te dejamos aquí una serie de consejos que van a reducir y mucho los decibelios que día tras día contaminan acústicamente tu hogar.

Tipos de aislamiento acústico

Existen varias técnicas para que los indeseados ruidos no penetren o no se escapen del lugar elegido. Las tres principales son:

  • Añadir masa

Estamos hablando del llamado factor másico. Cuanto mayor sea la masa de una pared, por ejemplo con un gran espesor, mayor dificultad tendrá el sonido para atravesarla. Las ondas sonoras al penetrar en un material lo suficientemente grueso sufrirán una disipación durante más espacio, por lo que después de superar esta barrera material el ruido será ya muy tenue, con pocos decibelios.

  • Añadir capas

El añadido de capas, conocido como factor multicapa de disipación del sonido, consiste en un revestimiento formado por varias capas distintas de diferentes materiales con los que tendrán que enfrentarse las indeseadas ondas sonoras. Resulta que varias capas finas de diversos materiales actúan de una forma más efectiva que una sola capa gruesa, lo cual viene dado por la física de la dispersión acústica.

  • Añadir material de disipación entre capas

El usar el denominado factor de disipación es un arma que complementa a las dos anteriores. Se trata del uso de materiales absorbentes intercalados entre las capas. Un buen material de este tipo, capaz de atenuar y ayudar a la disipación total de la energía sonora asociada a la onda, normalmente posee una baja densidad y contiene una gran proporción de poros. Decir que además de contribuir al aislamiento sonoro también ayuda al aislamiento térmico.

Propagación del ruido





Los ruidos pueden provenir básicamente de tres maneras distintas hasta llegar a nuestros oídos y hacernos la vida imposible. Teniendo lo siguiente en cuenta, podremos combatir y ganar la guerra a los decibelios:

  • A través del aire

El aire es un medio excelente para la propagación de los sonidos y ruidos que contaminan acústicamente nuestras habitaciones, despachos y cualquier tipo de estancia en general. Una redistribución inteligente de los muebles y otras cosas que tienes en una sala puede ayudar a mitigar realmente la propagación de las ondas acústicas indeseadas.

  • A través de un medio material

Mejor aún que el aire es la propagación de las ondas sonoras a través de un medio material. Piensa en la típica escena de los indios escuchando el avance del tren, con la oreja sobre las vías, que se halla a decenas de km, op peor aún y mucho más real, al vecino clavando puntas en su pared y que hacen retumbar tu piso como si estuviera en tu salón. Aislantes acústicos, superposición de capas y otras estrategias pueden acabar con estas estridentes ondas campando a sus anchas por el material que usan para propagarse.

  • Debido a la reflexión

Este fenómeno que contribuye a aumentar la sensación de un molesto ruido es, ni más ni menos, que el rebote del sonido en las paredes, el causante del eco. Materiales absorbentes en el cuarto elegido e incluso la geometría de la superficie de la pared son capaces de resolver el problema de la reflexión sonora.

Qué es el ruido

El ruido son ondas sonoras que se propagan por el aire y que al llegar a nuestros oídos nos producen una sensación desagradable que de ser mantenida en el tiempo puede causar graves trastornos físicos y psíquicos.

En general, cualquier sonido que no quiera ser escuchado puede catalogarse como ruido, incluida la música por muy melodiosa que sea.

Unidades de ruido

El ruido puede medirse. La intensidad de sonido o el nivel de potencia del sonido puede ser expresada en los llamados BELIOS.

La escala de belios es de tipo logarítmica y para el uso humano, es decir, para el tipo de ruidos y más en general sonidos que nos rodean, se suele manejar el submúltiplo del belio llamado DECIBELIO.

La escala de decibelios es relativa por lo que hemos asignado el valor de cero decibelios (dB) al punto justo en el que no es posible la percepción humana de ruido alguno.

Ejemplos de intensidad de sonido

Efectos del ruido para la salud





El ruido es considerado como un tipo de contaminación, llamada contaminación acústica. Nuestro cuerpo es muy vulnerable cuando estamos expuestos a él, siendo esto muy común en ambientes urbanos.

Algunos de los principales efectos negativos o daños que el ruido causa directamente en nuestra salud son los siguientes. Por supuesto, descartamos la exposición a altos niveles de decibelios, ya que estos, por sí mismos, desencadenan la rotura de los tímpanos e incluso la muerte como consecuencia de fuertes cambios de presión en el lugar.

  • hipoacusia o la pérdida parcial de la capacidad para oír.
  • cofosis que es la pérdida total para oír.
  • hipertensión como consecuencia del estrés generado por el ruido
  • molestias para conciliar el sueño debido a la falta de tranquilidad
  • problemas inmunológicos, también como consecuencia del estrés constante
  • mutaciones a nivel genético ya que las onda sonoras inducen cambios físicos y químicos a escala micrométrica.
  • presbiacusia temprana, es decir, desgaste precóz del sistema auditivo

VENDO ESTA ESTUPENDA WEB. Llámame: 623 049 499

Política de cookies

Aviso legal