Insonorizar una habitación




Poder insonorizar o aislar una habitación es el sueño de muchas personas que día tras día sufren el martirio de los decibelios en sus oídos por culpa de unos vecinos desconsiderados o un ruido insoportable proveniente de la calle. Ante esta situación hay que actuar ya que la contaminación acústica es potencialmente peligrosa para tu salud.

También pudiera el caso contrario: eres un emisor de estruendo y no quieres volver loco con tus ruidos a otros inquilinos próximos a tu estancia

Tanto en un caso como en otro hay solución para evitar que las desagradables ondas cabalguen a sus anchas. Lo más fácil es ponerse en contacto con una empresa especialista en aislar el sonido. Ellos van a tomar todas las medidas que estén a su alcance en esta cruzada con las vibraciones sonoras, incluso abrir en canal las paredes y el techo si fuera menester. El resultado será bueno en la mayoría de las situaciones pero el desembolso bestial, siempre por encima de los dos mil euros (si es que queremos poner remedio al problema de raíz).

Si eres una persona que está preocupada por el tema de la insonorización pero que en vez de destinar grandes sumas de dinero para atajar las ondas de sonido prefiere gastárselo en otras cosas (unas vacaciones o cualquier otro capricho), puedes igualmente hacer un buen trabajo destinando a ello diez veces menos dinero.

Tan sólo vas a necesitar hacerte con material aislante y absorbente de sonido (la mayoría de las veces el mismo que usan los profesionales, fácil de adquirir en tiendas como Amazon) un puñado de herramientas para la colocación medición y corte de tales materiales y manos a la obra, nada complicado, de verdad.

Los consejos que aquí te voy a proponer no son medidas drástricas que necesiten ponerlo todo patas arriba. Se trata de actuaciones sencillas y lógicas sobre lugares estratégicos que actuan como emisores y propagadores de los ruidos a eliminar. Los requisitos de estos pasos son dos: que sean sencillos y también baratos. Para meterse en arenas de otros costados o en presupuestos desorbitados están las empresas especialistas en aislar acústicamente.

 

Pasos fáciles para aislar acústicamente una habitación

Los lugares neurálgicos por los que entra, se escapa o rebota el sonido son las ventanas, las puertas, las paredes, el techo y el suelo.

Insororizar las ventanas de la habitación

Las ventanas a menudo son el lugar por donde más ruido entra. Te acompaño en el sentimiento como tengas la mala suerte de que tu ventana de a una gran vía con tráfico intenso día y noche. ¿Se puede hacer algo para mitigar la penetración del sonido o que el sonido que entre pueda ser absorbido en parte?

Lo más efectivo sería cambiar las ventanas que tienes por otras a prueba de ruido, pero nuestros requesitos preliminares son dar solucioens senciallas y sobre todo baratas, así que decimos adiós a la opción de comprar este tipo de ventanas y de que alguien nos las instale, lo que nos podría salir por más de dos mil euros (compra de las ventanas más mano de obra).

Vamos a recurrir a la simple colocación de unas cortinas absorbentes de sonido, eso sí, bien puestas, desde el techo hasta el suelo, siendo generosos en la anchura, que se extiendan más allá del marco de las ventanas y también en el grosor, haciéndonos con cuatro piezas, en vez de las dos piezas estándar.

CATÁLOGO Y PRECIOS DE CORTINAS ACÚSTICAS PARA HABITACIÓN

Te detallamos cómo hacer todo esto paso a paso aquí.

Puerta insonorizada

La puerta es otro lugar por el que se mete en la habitación el indeseado ruido. Lo ideal es cambiar la puerta por otra insonorizada de los muchos modelos que puedes encontrar en el mercado.

Sin embargo, por muy poco dinero y dependiendo del tipo de puerta (lo ideal es que esté hueca y poder así rellenarla de materiales aislantes y absorbentes de ondas sonoras) podemos construir una buena barrera contra el sonido. La clave de un buen insonorizado en una puerta está en conseguir aislar adecuadamente las juntas de la puerta, llenarla por dentro de material absorbente y en el exterior recubrirla de alguna capa de material disipador de ondas.

Echa un vistazo a nuestro artículo sobre insonorización de puertas.

Muy importante y que pocos tienen en cuenta, es poner un felpudo tanto en el exterior como en interior de la puerta. Ello eliminará las ondas sonoras de rebote.

COLECCIÓN DE FELPUDOS. PRECIOS

También como medida de refuerzo podemos poner, al menos por la parte interior, la que da a nuestra habitación, de unas cortinas acústicas.

Aislamiento de paredes y techos

Las ofertas de las diferentes empresas de insonorización ofrecen un repertorio de soluciones enorme, sobre todo el de crear falsos techos y paredes y rellenar estos huecos con materiales aislantes a través de insuflado o mediante superposición de capas.

Nuestra estrategia casera de insonorización, basada en el bajo presupuesto y la fácil instalación de los materiales, consiste en emplear también capas de materiales anti ruido en techos y paredes, a la vez de espumas con geometría anti eco. Todo esto lo explicamos también en nuestro artículo dedicado a este tema específicamente.

Recubriento del suelo

Como punto final vamos a poner nuestra mirada en el suelo. Un gesto tan simple como extender una mullida alfombra sobre él, va a mejorar apreciablemente la sensación de calma en nuestra estancia. El suelo dejará de actuar como parte de una caja resonante en donde rebotan y viajan a su libre albedrío las ondas sonoras.

ALFOMBRAS SUELO




Deja un comentario